¿Qué es una relación empleador-empleado?

Cuando un empleador contrata a un nuevo empleado, no solo está incorporando a un nuevo miembro de la fuerza laboral, sino que también está comenzando una nueva relación. Debido a que los empleadores y los empleados a menudo trabajan en lugares cerrados, necesariamente desarrollan relaciones. La gestión de estas relaciones es vital para el éxito empresarial, ya que las relaciones sólidas pueden llevar a una mayor felicidad de los empleados e incluso a una mayor productividad. Para obtener estos beneficios, tenga en cuenta la dinámica de su relación empleador-empleado.

Definición de empleados

Los empleados de una empresa trabajan directamente para la empresa y no son contratistas independientes. Las agencias federales definen a un empleado como una persona cuyo trabajo diario está dirigido o controlado por la empresa, particularmente cuando el método de ejecución de las funciones está definido y es una parte integral de las operaciones diarias. Los empleados generalmente trabajan en una ubicación específica o de forma remota durante un período de tiempo específico, como de 9 a. M. A 5 p. M.

Conceptos básicos de la relación empleador-empleado

En general, las relaciones entre empleadores y empleados deben ser mutuamente respetuosas. El grado de cercanía en estas relaciones dependerá tanto del empleador como del empleado. Algunos empleadores optan por mantener a sus empleados a distancia y, al hacerlo, se aseguran de que no haya confusión en cuanto a la jerarquía que existe entre ellos. Otros eligen ser más amigables con sus empleados, ya que ven esto como una forma de aumentar la felicidad de los empleados.

Si bien ninguna de las opciones es del todo correcta o incorrecta, es aconsejable evitar acercarse demasiado a los empleados, ya que hacerlo puede hacer que la línea entre empleador y empleado se vuelva borrosa.

Relación de dependencia mutua

La relación empleador-empleado debe ser de confianza mutua. El empleador confía en que la empleada realice su trabajo y, al hacerlo, mantenga el negocio funcionando sin problemas. Por el contrario, el empleado confía en que el empleador le pague y le permita mantenerse económicamente a sí misma y, potencialmente, a su familia.

Construcción de relaciones con el tiempo

Al igual que con todas las relaciones, la relación entre empleador y empleado es una que debe desarrollarse con el tiempo. Los empleadores pueden promover la construcción de relaciones hablando con franqueza con sus empleados sobre sus vidas, preguntándoles sobre sus familias y aprendiendo sobre sus intereses. Del mismo modo, los empleados pueden promover la construcción de esta relación siendo abiertos con su empleador y compartiendo información sobre ellos mismos y sus vidas.

Establecer límites de relación

Aunque el tipo de relación entre empleado y empleador que se considera apropiado varía de una empresa a otra, existen límites en casi todas las empresas. Por lo general, no es aconsejable que los empleadores desarrollen relaciones románticas con sus empleados. De manera similar, los empleadores deben tener cuidado para asegurarse de que la relación que desarrollan con un empleado no sea notablemente más cercana que las relaciones que desarrollan con otros, ya que esto puede generar preocupaciones con respecto al favoritismo o problemas similares de injusticia en el lugar de trabajo.